Aylan, perdóname

Unknown

Se llamaba Aylan Kurdi, era kurdo y ahora solo puede estar en el cielo. Y quiero pedirte perdón. Al igual que él, su hermano Galip, dos años más mayor, -3 y 5- y otros tres niños más murieron ahogados escapando de la guerra. Al igual que ellos cientos o miles, qué sé yo de infantes pierden la vida escapando, de hambre, de enfermedades… mueren de humanidad. O mejor dicho, por culpa de la humanidad deshumanizada.

Nosotros, millones de personas que quedamos aquí, estamos creando un infierno y seguramente nos acabaremos quemando en él. Porque no se puede permitir que estás cosas pasen. No se puede vivir igual al ver la fotografía de Aylan muerto en la playa. Es imposible quedarse como si nada, si aún se siente algo de humanidad.

Llevamos días publicando sobre cupos de inmigrantes que cada país europeo quiere o no, puede o no, se niega o acepta de personas escapando de Siria o Kurdistán ante las salvajes matanzas del Estado Islámico. Ya me he perdido sobre si Polonia quiere 2.000 o 2.500 o ninguno. Ya no recuerdo que ha sido lo último que ha dicho Andrzej Duda. Se me ha escapado si deben ser católicos solo o pueden ser también musulmanes. Pero me da igual. Como diría Pérez Reverte “me importa una mierda”. Solo me importa que Aylan, su hermano y otros miles de niños morirán de la peor de las maneras y rezo para que mi pequeño, de la edad de Aylan Kurdi no tenga que huir nunca de nada y pueda crecer feliz. No debo de ser tan diferente del padre de estos dos niños…

Y me pregunto: ¿cómo va a vivir este hombre ahora? Yo lo tengo claro, me moriría. Me moriría de pena con ganas. De hecho, he leído que ahora una vez se ha quedado solo en el mundo, Canadá le ha dado el permiso de asilo que le había negado cuando su familia aún estaba viva. Y el buen hombre ha dicho, básicamente aunque con otras palabras: Que se lo metan por el culo porque ahora lo único que quiere es morirse.

Cada uno que piense y opine como quiera. Soy consciente de que muchos en Europa tienen miedo a los musulmanes, a los extranjeros, a los exiliados. No puedo ni pretendo convencerles, pero al menos, que todos aquellos que no tienen ese pánico irracional piensen en qué pueden hacer para ayudar a estas personas…, y a las otras, y a las de África, y a las… No sé si queda remedio, pero al menos el pequeño Aylan me ha recordado que aún tengo corazón para preocuparme por algo más que yo y lo mío. ¿Y tú?

(Opinión PolskaViva, Varsovia, 04/09/2015)

loading…

One Response to "Aylan, perdóname"

  1. luis cordon  Septiembre 8, 2015 at 12:33 pm

    Susan Sontag fue una profesora, directora de cine, guionista, escritora, novelista y ensayista estadounidense. Aunque se dedicó principalmente a su carrera literaria y ensayística, también ejerció la docencia y dirigió películas y obras teatrales. En su dia dijo una frase sobre la “Raza Blanca” que no voy a reproducir aquí por que es muy fácil de encontrar en internet. Solo aclararé a quienes se refiere como “Raza Blanca”: Nórdicos, Germanos, Eslavos Occidentales, Eslavos Orientales, Anglosajones, Céltas del Norte y Bálticos.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*