Muguruza hace historia en Wimbledon a costa de Radwanska

Garbine_Muguruza_(14360052458)

Lo hizo. Garbiñe Muguruza, que ya es ‘Top Ten’, se ha metido en la gran final de Wimbledon en el que, a sus 21 años de edad, está siendo el torneo de su vida, aquel que siempre soñó hacer cuando apenas daba sus primeros ‘raquetazos’. Su víctima fue la subcampeona en 2012, la polaca Agnieszka Radwanska, que sucumbía ante una tenista que será la primera española en 19 años en jugar una final en el All England Tennis Club.

La pista central londinense iba a ser testigo de una las proezas más sonadas del tenis femenino español. Con unas condiciones perfectas para la práctica del tenis (21º de temperatura), Garbiñe saltó a la pista con la intención de mentalizarse de cara a eliminar los complejos. Esos que decían que su rival, la polaca Radwanska, partía como favorita al ser mucho más experimentada en grandes lides (una final y tres semifinales de Grand Slams disputadas).

La pupila de Alejo Mancisidor saltó al tapete verde a disfrutar y se notó sobremanera en el primer set donde sacó su repertorio de derechas con la que buscaba constantes golpes ganadores, sistema que le salió a las mil maravillas ya que maniató a una tenista polaca desbordada por la agresividad de la 20ª del mundo. 6-2 en la primera manga para una Muguruza a la que le salió casi todo bien.

La hispano-venezolana no bajó el pistón al inicio del segundo set, siguió tirando de un eficaz saque y de un ‘drive’ demoledor para seguir dominando a Radwanska, actual 13ª del ranking pero instalada entre los puestos más ‘Top’ desde hace muchas campañas. Muguruza se puso 3-1 y en el quinto juego al resto gozó de 15-30. Ahí el partido empezó a dar un giro radical.

La de Cracovia, como en ella es habitual, empezó a soltar la muñeca con el marcador en contra. Se jugó todo la polaca que empezó a dominar los puntos ante una Garbiñe que con devoluciones a media pista la dejaban a merced de una Radwanska que, a base de reveses cortados, dejadas y golpes planos de derecha, volteó espectacularmente la situación  hasta el punto de anotarse por 6-3 el segundo set.

La española, de padre vasco y madre venezolana, recibió un tremendo mazazo del que no se recuperó durante el descanso entre sets ya que Radwanska entró en la tercera manga con un quiebre de entrada con lo que estiraba el parcial hasta 6-0. Seis juegos seguidos que en teoría deberían haber hecho mucho daño a una ‘novata’ en ronda finales de Grand Slam como Muguruza.

Pero no fue así. Con servicios de casi 180 km/h, la española logró invertir la situación, el saque le dio una enorme confianza para cortar la racha de la polaca nivelando el choque en el tercer set. Se vio nuevamente a la Garbiñe del primer set, dictadora con su derecha acumulando hasta 39 ‘winners’ a lo largo del choque. Radwanska daba síntomas de cansancio ante una Muguruza cuya moral le insuflaba más y más poderío físico para resistir momentos de tanta tensión.

Desde el 1-0 inicial en la manga decisiva, la caraqueña quebraba dos veces el saque de su rival poniendo el marcador en 5-2. Radwanska resistió en el octavo y puso dramatismo en el noveno en el que la discípula de Tomasz Wiktorowski pudo ponerse 5-4 abajo y saque para empatar 5-5. Tuvo sus opciones tras una doble falta de la española y otra en la que pidió ‘El Ojo del Halcón’ a recomendación de su palco, pero la bola fue mala lo que provocó el enfado de una desmoralizada Radwanska que en el siguiente punto sucumbía definitivamente tras un ‘cañón’ de Muguruza con el saque. Con ello, Garbiñe escribía una de las grandes páginas del tenis femenino español a lo largo de la historia.

Desde 1996 no llegaba una española a la final de Wimbledon cuando lo hizo Arantxa Sánchez-Vicario perdiendo ante la alemana Stefi Graff tal y como ocurrió el año previo (1995). Antes aún, en 1994, el tenis de nuestro país vivió el único título de la mano de Conchita Martínez tras vencer en la final a Martina Navratilova.

Quién mejor que la actual nº1 del mundo y total dictadora del circuito femenino, la estadounidense Serena Williams, como para añadir una página de oro en el tenis español. La americana, que va a por su sexto título en Londres, aplastó en semifinales a la rusa Maria Sharapova por 6-2 y 6-4 dejando a las claras que no tiene rival actualmente.

Serena ha ganado los tres últimos ‘grandes’ disputados, US Open 2014, Open de Australia 2015 y Roland Garros 2015 y tratará de lograr su Grand Slam número 21 con lo que partirá como gran favorita ante una Garbiñe que el lunes aparecerá, pase lo que pase, entre las diez mejores del mundo, y que deberá jugar sin complejos y con altas dosis de autoestima para hacer frente a la colosa de Palm Beach Gardends.

(Eugenio González, Varsovia, 09/07/2015)

loading…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*