“No es una broma”: Así fueron los Premios Oscar 2017

La octogésima novena ceremonia de entrega de premios Oscar celebrada el pasado 26 de febrero en el Dolby Theatre será recordada por una enorme metedura de pata final.

La octogésima novena ceremonia de entrega de premios Oscar celebrada el pasado 26 de febrero en el Dolby Theatre será recordada por una enorme metedura de pata final. Cabe destacar que esta entrega de premios anual es concedida por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, y en ella se premia la excelencia de esta industria a nivel mundial.

Sin embargo, esta última gala cerró de forma muy parecida a la penúltima edición del concurso de Miss Universo. Por si no lo recuerdan, el presentador Steve Harvey, entregó la codiciada corona a la colombiana Ariadna Gutiérrez Arévalo, para segundos después quitársela, y anunciar el nombre de la verdadera ganadora del concurso, Pia Alonzo Wurtzbach.

El mismo caso ha ocurrido en los Oscar este año de la mano, pero esta vez fueron Warren Beatty y Faye Dunaway, quienes recibieron el sobre con el resultado equivocado. Es decir, con una cara de bastante sorpresa y sin saber qué hacer, leyeron el premio de ‘mejor actriz’ en lugar del premio a ‘mejor película’. Un fallo que sin duda traerá más de un quebradero de cabeza a la consultora encargada del conteo manual de los votos PricewaterhouseCoopers (PwC).

Una histórica equivocación que comenzó con todo el equipo de ‘La La Land’ celebrando su victoria en el escenario, y que terminó con la mítica de frase del productor del musical, Jordan Horowitz: “Moonlight, habéis ganado a la mejor película. Esto no es una broma. Moonlight, mejor película”.

Cine polaco en los Oscar

Sin lugar a dudas, la historia de amor entre el cine polaco y los Oscar es bastante intensa. Aunque ‘Ida’ fue la primera película polaca que ganó el premio a ‘mejor película de habla no inglesa’, esta no ha sido la única nominación del cine polaco a estos prestigiosos premios del cine. En este sentido, el cineasta polaco Andrzej Wajda, recibió en el año 2.000 un Oscar honorífico por su carrera. Y es que aunque Wadja fue nominado a los premios Oscar tres veces a lo largo de su vida, no consiguió la preciada estatuilla dorada hasta al final de su carrera gracias a su contribución al cine mundial.

Del mismo modo, el cine ha evolucionado mucho desde sus inicios, y lo cierto y verdad, es que cada día es más complicado conseguir una subvención para poder producir una nueva película. En la meca del cine americano pueden llegar a trabajar con presupuestos que rondan los 200 millones de dólares. Una situación totalmente distinta a la que se enfrenta desgraciadamente el cine europeo.

Normalmente, el presupuesto se destinará a los costosos derechos de autor, guión, director, productor y elenco de actores. Por otro lado, música, efectos visuales, marketing online a través de una página web oficial, merchandising, y taquilla. Por esta razón, cada vez observamos a más cineastas que intentan buscar inversiones con nuevas fuentes de financiación como es el crowdfunding. Es decir, convenciendo a muchas personas para que hagan una pequeña aportación económica.

Igualmente, si finalmente tu sueño es hacer cine, siempre puedes inspirarte con ‘precaución’ de los más grandes de la industria cinematográfica. En el séptimo arte, lo más importante es coger las riendas de tu vida y no tener miedo a hacer el ridículo. De hecho, hasta los más grandes alguna vez han financiado de una forma absurda su película. Eso sí, nada de imitar al coautor de Sin City, Robert Rodríguez, quien se presentó voluntario a los experimentos de una compañía farmacológica, y todavía tiene las secuelas de tal experiencia.

loading…

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*